martes, 11 de enero de 2011

Principios de cooperación

Grice propone una serie de principios no normativos, que se suponen aceptados tácitamente por cuantos participan de buen grado en una conversación. Todos ellos se incluyen en lo que él llama principio de cooperación. Se podría establecer un principio general, que es el que se supone que observan los participantes: haga que su contribución a la conversación sea, en cada momento, la requerida por el propósito o la dirección del intercambio comunicativo en el que está usted involucrado.
No se trata de un principio prescriptivo, sino de un principio descriptivo: es simplemente una condición de racionalidad que resulta básica para que el discurso inteligible y tenga sentido. De hecho, el principio de cooperación de Grice es, en el fondo, un cierto tipo de “condición preparatoria” que se espera que los participantes observen. Cuando los participantes no se ajustan a él, la conversación es inconexa y absurda.
Este principio se desarrolla en otras normas de menor rango que, a su vez, se subdividen en máximas más específicas:
  Cantidad: se relaciona con la cantidad de información que debe darse. Comprende las siguientes máximas: que su contribución sea todo lo informativa que requiera el propósito del diálogo, pero que no sea más informativa de lo necesario.
  Cualidad: “intente que su contribución sea verdadera”.
  Modalidad: “sea claro”: evite la oscuridad de la expresión, evite la ambigüedad, sea breve, sea ordenado.
El incumplimiento de estas normas y máximas produce o ciertos de sentido, o ciertas “sanciones sociales” ajustadas a la gravedad de la transgresión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada